Delante de la Tele 2.0

Bienvenido a Delante de la Tele 2.0 un blog sobre Televisión, Cine y Series. Hace 3 años un grupo de apasionados a la televisión decidimos crear este blog. Gracias por leernos, no te olvides de comentar. Y tú, ¿estás Delante de la Tele?

Doctor Who en TVG, dos tiempos y dos espacios

Bienvenido a un nuevo post de "Delante De La Tele", hoy comenzamos nuestro especial 51 aniversario de Doctor Who con un artículo muy especial, escrito por un gran fan de la serie más longeva de la televisión.
Este artículo ha sido escrito por Jorge Maseda, creador, redactor y muchas más cosas de la página web referencia de Doctor Who en español, Papel Psíquico. Si te gusta Doctor Who o si quieres engancharte a la serie de ciencia ficción más longeva, no puedes dejar de leer este regalo de Jorge Maseda para todos nuestros lectores.
Doctor Who en TVG, dos tiempos y dos espacios. Un artículo de Jorge Maseda para Delante de la Tele.
[tiempo de espacio]
Gracias a nuestra fascinación por el misterio, a principios de los 90 «o Doutor Who» fue aquel estandarte infantil que limaba los barrotes televisivos, los cuales embutían nuestros salones en dos cadenas nacionales (Televisión Española 1 y 2) y la autonómica TVG (televisión de Galicia), junto a series de la talla de «Terrahawks» (Falcóns do Espacio) y los «cartoons» de la productora Hanna-Barbera.
La autoridad más cascarrabias del «aikido venusiano» ataviado con capa Inverness, el afamado Jon Pertwee, abandonó las canas de la serie cuando un nuevo loco de pelo espacial se sumaba a la escuadrilla gallifreyana. Sus primeras palabras; '¿Qué ha pasado? Se lo dije (hablando con Sarah Jane Smith), no hay de qué preocuparse, el brontosaurio está tranquilo', dejaron a un lado los humildes chispazos de un detective motorizado llamado Jiban, o la serie Super Sentai de los enmallados Bioman (Liveman para los japoneses). Después, lo más característico de Doctor Who, (monstruos hechos con plástico y tubos de lavadora) «Robot» en este caso, asomó su imponente organismo robótico y estrafalario por la puerta de una base militar UNIT. Eran momentos de tensión, y en el lenguaje de mi edad (frase de 'Close Time') pasamos miedo, un miedo que 20 años y dos Telefunken más tarde, se transformaría en un bonito apéndice de nuestros recuerdos.
Doctor Who es una serie brillante para todos los fans que la conocen, y una excusa de 50 años para aquellos que aun pregunten; '¿Doctor qué?'
¿Cuántas series disponen de 26 temporadas entre 1963 a 1989, más otras siete, de 2005 al presente?' eso lo dice todo. Si nos abrimos paso a la historia, nuestro país ha estado embotellado en uno de los actuales milagros de Gallifrey, el bloqueo temporal. Un bloqueo que comenzó allá en los 80 (y en el rabillo del ojo), cuando las cadenas nacionales hacían oídos sordos a una serie con entrañables defectos espaciales llamada Doctor Who. ¿Qué bigote la dejó a un lado por aquel entonces? Preguntemos a Dorium Maldovar.
Desandando los andado, una semana después de haber conocido a Tom Baker «Robot», muchos ya pulsaban ese enorme botón rojo amenazador de la televisión para encontrar un episodio más de Doctor Who. Por aquel entonces, a mi madre le daría un patatús si descubriese lo que estaba haciendo, no estaba muy de acuerdo con aquella serie del wibbly-wobbly, timey-wimey... cosas. ¿Quién más atendería durante semanas nuestros «terrores nocturnos» con los monstruos a los que ese tal 'Doctor' se enfrentaba con vehemencia y un particular sentido del humor?.
El telón de la serie se hundió en el paredón de 1989, tras un 'abracadabra' con acento inglés-económico y el estruendoso aplauso de unos fans huérfanos de tiempo y espacio. La televisión gallega, por su lado, desconectó las luces del vórtice temporal a mediados de los 90, y la campana del claustro fue testigo de aquél derrumbamiento.
[espacio de tiempo]
¿Quién no ha jugado en los 90, a la famosa máquina de pinball Doctor Who? Con un luminoso Emperador Dalek, un solemne Roger Delgado, una resonante TARDIS y más de 50.000.000 puntos tras una pantalla roja con sonidos cosmonáuticos, no había forma de comerse las uñas. Su fabricante, Midway (wpc) fabricó centenares para todos los rincones del mundo, incluido España.
[Doctor Who, año VII dc] «Después del clásico»
Es entonces cuando, una taza de té English Breakfast y un gramófono de la TARDIS con el tema 'In a Dream', sufren una de las travesuras de «The Master» en forma de bucle temporal. La película de 1996, no llamó demasiado la atención de los fans de Doctor Who y sonó como un alarmante bostezo para Reino Unido y el resto del mundo. Afortunadamente, el tiempo la ha ido llenado de carantoñas, y hoy por hoy transcurre pedaleando su segunda juventud gracias al 50 aniversario de la serie.
En 2005, el carpintero más malo de «Sesenta segundos» Christopher Eccleston, desempolvó con fuerza la alfombra de la popular serie para estamparle nuevos galones. ¿Quién no recuerda su primera aparición en Doctor Who? con aquella afectuosa son

About Javier Robu

0 comentarios:

Publicar un comentario